¡A la calle!, que ya es hora
de pasearnos a cuerpo
y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo.
G. Celaya

Endavant companyes, companys

diumenge, 26 d’agost de 2012

Puedo ser feliz contemplando un árbol

Puedo serlo. Igual que contemplando un atardecer, una caída cada día.

Ser y estar, vivir y verte.

Volver a recuperar un motivo de alegría.

En un segundo se superan días en vela por ella.

Atardece... mañana el sol volverá a resplandecer, a levantarte y a dar vida.



Sujetos a la vida y colgados en el transcurso.

Amamos a nuestra gente y la palabra nos une.

Un árbol que lento vive y una vida fugaz que no da vida.

Seguimos sin tiempo para todo, pero poco es más que nada.

Amanecerá... ayer lo hizo sin más y mañana no será menos.


a.s.