¡A la calle!, que ya es hora
de pasearnos a cuerpo
y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo.
G. Celaya

Endavant companyes, companys

dimarts, 22 de febrer de 2011

Poema

Hoy el día no me hizo mucho caso,
espero que el Sol me lance un rayo de armonía.
El mundo está estancado en un vacío.
Y a vista de ave mucho más cabe,
Todo se sabe, se pueden abrir puertas sin llaves.
He visto construir, he visto destruir,
El Sol es mi reloj,
me contento, te contemplo,
templo mi pulso y escribo lo que veo.
Y nunca abuso, sin querer sigo en vuestras vidas.
Por querer aprender, nada tengo que perder.

Describo vidas, verdades sin adornos,
tengo los ojos, la ventana y el tiempo.
Nuevo día aterriza, calma y prisa.
Llantos y sonrisas.
El pan de muchos, sueño de otros.
Suelo perder la cuenta,
de los que sueñan,
de los que sueñan su sueño, esperando ser alguien,
esperando que la cosa cambie,
esperando con dejar de ser alguien extraño.
Mientras otros,
profanan la cultura de antaño,
olvidan y hacen olvidar lo que somos,
dividen los rebaños.

El viento sopla, llevándose ilusiones rotas.
Descorazona ver al tipo de tu lado,
supura odio.
Las hienas usan corbatas caras,
esperan acechar.
Podemos ser víctimas o verdugos,
muertos o vivos.

Mientras, no esperemos,
estamos ahí,
la ventana por la puerta,
para salir y cambiar el mundo
es cuestión de tiempo.

A.Salavert